El discurso político en Twitter: “making-of” IV

gatwin540Seguimos con las entradas sobre cómo hemos ido elaborando nuestro libro El discurso político en Twitter.

En esta ocasión vamos a centrarnos en la descripción de cómo recopilamos el corpus que nos serviría de análisis para nuestra investigación.

Durante las dos semanas que transcurrieron entre el 4 y el 20 de noviembre de 2011 (es decir, durante el período de campaña electoral), recopilamos un total de 454 tuits redactados por los candidatos de las principales fuerzas políticas que concurrían a las elecciones.

Además, tras las elecciones, seguimos haciendo un seguimiento de los perfiles de estos líderes políticos hasta el 1 de diciembre de 2011. Esto nos permitió comprobar que, después de los comicios, muchos políticos hicieron “borrón y cuentas nuevas”.

Y es que, tras la campaña, la mayoría de los candidatos pareció dejar de sentir gran interés por Twitter. Algo similar había sucedido ya en los comicios autonómicos y municipales del 22 de mayo de 2011, cuando gran parte de los candidatos abandonó su perfil tras la cita electoral. Por ejemplo, el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, dejó de utilizar su cuenta @contigotomas el 25 de mayo, tres días después de las elecciones.

Además, por ser agentes fundamentales en el proceso de co-construcción del discurso político también hemos considerado en nuestro libro los mensajes en torno a la campaña enviados por periodistas de distintos medios, así como los textos de los miles de ciudadanos que tuitearon y retuitearon mensajes relacionados con la cita a las urnas.

Para ello, desde nuestros perfiles en Twitter decidimos seguir las cuentas de los diecisiete periodistas con mayor presencia en esta red social: Pedro J. Ramírez, Ana Pastor, Ignacio Escolar, Hermann Tertsch, Susanna Griso, Julia Otero, Carlos Carnicero, Melchor Miralles, Carlos Alsina, Jesús Maraña, Casimiro García-Abadillo, Enrique Dans, Juan Carlos Laviana, Vicente Vallés, Carlos Alsina, Rosalía Lloret y Carlos E. Cué, de los cuales, los once primeros han sido seleccionados por el ranking de los treinta periodistas tuiteros más influyentes de España [1].

La recopilación de 237 tuits redactados por estos profesionales de distintos medios de comunicación nos permitió analizar qué tipo de contenidos difundieron estos profesionales durante la campaña electoral, lo que hemos tratado de plasmar en nuestro libro.

Por último, a lo largo de la campaña electoral fuimos recopilando todos los “temas del momento” -trending topics- que iban surgiendo, vinculados con la propia campaña. Esto nos permitió hacernos con miles de tuits enviados por “ciudadanos de a pie”, que nos han permitido sondear las distintas oscilaciones de la opinión pública en el transcurso de la campaña electoral.


[1] Cfr. “Los 30 tuiteros”, disponible en: <http://los30tuiteros.com/app.php?pais=es&cat=PeN&fecha=3-2012&sec=ranking>. Última consulta: 13-04-2012.

El discurso político en Twitter: “making-of” III

gatwin538Al final de la entrada anterior, que forma parte de la serie de textos que estamos publicando para explicar cómo elaboramos nuestro libro El discurso político en Twitter (Anthropos, 2013),  planteábamos la siguiente pregunta: ¿siguieron los partidos españoles el “modelo Obama”? ¿es decir, crearon una estrategia de campaña electoral basada en cierta medida en la desarrollada por Barack Obama en la Web 2.0 para ganar las elecciones presidenciales norteamericanas de 2008?

Para tratar de responder a esta pregunta hicimos una nueva búsqueda bibliográfica en la Red, lo que nos permitió averiguar que en España, las investigaciones centradas en el empleo de Twitter como herramienta electoral son aún bastante escasas. Nada extraño, ya que hasta las elecciones generales de 2011 los candidatos no hicieron un uso intensivo de Twitter. Es cierto que en las anteriores elecciones generales (2008) la red de microblogging ya existía, si bien era aún minoritaria, y ape­nas unos pocos españoles esta­ban registrados en ella. Por ello, el debate realizado en febrero de ese año entre José Luis Rodrí­guez Zapatero y Mariano Rajoy contó con escasa repercusión en esta red social.

Cabe destacar un estudio elaborado por García (2011), con motivo del desarrollo de los comicios generales de 2011. Y es que en las elecciones del 20-N Twitter logró la hegemonía de la comunicación política en la Red, en perjuicio de otras redes sociales. De hecho, de acuerdo con esta investigación, Twitter fue la red social elegida como prioritaria por la mayor parte de los candidatos que concurrieron a estas elecciones –excepto por Rosa Díez, que participó con mayor asiduidad en la red con denominación de origen española Tuenti–.

Entre los principales líderes, Pérez Rubalcaba fue el más “activo”, pues @conRubalcaba publicaba una media de 74 tuits al día. En cambio, Rajoy y su equipo redactaban unos 50 para @marianorajoy. Según Nogales, entre el 31 de julio y el 19 de noviembre Pérez Rubalcaba publicó un total de 5.511 tuits, frente a los 1.284 de Cayo Lara –@cayo_lara– y a los 793 de Rajoy.

Sin embargo, de acuerdo con un estudio elaborado por la agencia de comunicación y relaciones públicas Applee Tree Communications (2011: 3), “en la mayoría de los casos el uso de Twitter [fue] claramente electoralista”. Así, durante los meses previos a la cita electoral, las cuentas de los candidatos más importantes experimentaron un notable crecimiento en el número de seguidores. De hecho, existe una gran diferencia entre la acogida recibida por los perfiles de los dos principales partidos y la del resto de las formaciones políticas. En definitiva, el bipartidismo también pareció triunfar en esta red social, pues únicamente 20.000 internautas siguieron a UPyD, y apenas 16.000 a Izquierda Unida, formaciones que ocuparon el tercer y cuarto puesto en el ranking de las formaciones con más “adeptos” en Twitter.

En la siguiente entrada explicaremos cómo hemos recopilado el corpus en el que se basan los análisis de nuestro libro…


Bibliografía citada:

Applee Tree Communications (2011): Twitteroscopio #0.2: edición especial elecciones generales 2011. Disponible en: <http://www.appletreecommunications.com/es/social-media-lab>. Última consulta: 23-12-2012.

García, L. (2011): “Políticos 2.0”, Blog Ketchum Pleon. Disponible en: <http://elblogdeketchum.com/?p=421>. Última consulta: 23-12-2012.

Nogales (2011): “Blog de @EvaristoNogales”, disponible en: <http://www.evaristonogales.com/>. Última consulta: 20-03-2012. Cit. en “#20N: participación masiva y crítica en las redes sociales”, ADN, 21-11-2011, disponible en: <http://www.noticias.com/20n-participacion-masiva-y-critica-en-las-redes-sociales.1439931>. Última consulta: 20-03-2012.

El discurso político en Twitter: “making-of” II

gatwin537Continuamos aquí con la serie de entradas que estamos elaborando acerca del “making-of” de nuestro libro más reciente, El discurso político en Twitter, publicado por la editorial Anthropos.

En el texto que escribimos ayer os planteábamos la siguiente pregunta: ¿el uso emergente de las redes sociales como instrumento para mover a los votantes durante los comicios que se desarrollaron en España durante 2011 podía considerarse una novedad? Pues bien, la respuesta es: no.

Así, tras un exhaustivo proceso de documentación en el que pudimos recopilar gran cantidad de bibliografía sobre el uso de las redes sociales en las campañas electorales de medio mundo, averiguamos que la política 2.0, basada en las herramientas desarrolladas en el seno de la Web 2.0 era una realidad desde hacía varios años.

De hecho, ya en 2008 Barack Obama ganó las elecciones gracias, en parte, a una campaña que apostó por la Web 2.0, y a una actitud ante los electores que se basaba en el diálogo constante a través de las redes sociales.  “Esta campaña nunca ha sido sobre mí, sino sobre vosotros”, afirmó Barack Obama durante su discurso de aceptación de la nominación que le permitiría concurrir como candidato del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de 2008 en Estados Unidos. Y es que ya desde las primarias, el equipo del senador de Illinois comenzó a “tejer” toda una red de personas para que estas se movilizaran con la finalidad de lograr su voto. Para ello fue involucrando a los ciudadanos de manera individual, lo que le permitió diseñar una campaña de las que en comunicación política se denominan “de fuente abierta” –open source–, es decir, persona a persona –peer to peer–, “desarrollando relaciones con cada uno de ellos, facilitando la relación de todos ellos entre sí y promoviendo la relación de todos con las personas de su alrededor, los futuros votantes” (Rubio Núñez, 2009: 136).

Todo esto fue posible gracias a un uso muy fructífero de tecnologías emergentes como Youtube, Facebook o Twitter, lo que “cambió nuestra forma de ver la política y las campañas apostando por crear un movimiento más que una campaña” (Pérez Barber, 2010: 11). Pero lograr esto no fue nada fácil, como recordaba el propio Obama en el discurso que pronunció durante la noche electoral, tras conocerse que sería el nuevo presidente de los Estados Unidos.

Desde el principio, el equipo del entonces senador de Illinois supo valorar el potencial de este movimiento sustentado en las nuevas tecnologías. Así, para incrementar sus efectos de cara a las primarias contrató en 2007 a Chris Hughes, uno de los fundadores de la red social Facebook, quien sería el encargado de dirigir la campaña digital. Lo primero que este hizo fue diseñar la página personal del candidato, articulándola como una especie de centro de operaciones virtual de fácil navegación, que permitiera a los internautas consultar la información principal sobre la campaña, proporcionar donaciones o acceder a otros sitios webs conectados con ella –esto era posible desde la sección “Obama Everywhere”–.

En segundo lugar creó una red social propia, My.Barack.Obama, en la que los usuarios debían hacer constar en su perfil los eventos a los que iban asistiendo para apoyar al candidato, el número de llamadas realizadas pidiendo el voto para él, las visitas puerta a puerta, la cifra de post sobre el líder publicados en su bitácora, etc. Por tanto, MyBO se sustentaba en la exhibición del grado de compromiso político de sus integrantes.

¿Siguieron los partidos españoles el “modelo Obama”? Trataremos de responder a esta pregunta en la siguiente entrada…

Bibliografía citada:

Bimber, B. A. y R. Davis (2003): Campaigning Online: The Internet in U.S. Election, Nueva York, Oxford University Press.

Feld, L. y N. Wilcox (2008): Netroots rising. How a citizen army of bloggers and online activists is changing American politics, Westport, CT, Praeger Publishers.

McAuliffe, T. (2007): What a party!!, Nueva York, Thomas Dunne Books.

Pérez Barber, V. (2010): El político en la Red Social, Alicante, Editorial Club Universitario.

Rubio Núñez, R. (2009): “Quiero ser como Obama (me pido una red social)”, Cuadernos de pensamiento político FAES, 21, pp. 123-154.

El discurso político en Twitter: “making-of” I

Como anunciamos ya en la entrada anterior, acaba de salir de la gatwin536imprenta nuestro libro El discurso político en Twitter. Lógicamente, su elaboración ha tenido mucho que ver con las Humanidades Digitales y, en concreto, con el Análisis del Discurso Mediado por Ordenador (ADMO). De ahí que hayamos decidido dedicar algunas de las entradas de este blog a explicar determinados aspectos del making-of, es decir, sobre cómo ha sido el difícil “parto” de este libro, por si resulta de interés para algún humanista digital.

La primera idea para elaborar este libro surgió en los meses previos a las elecciones generales de 2011 que tuvieron lugar en España. Y es que la mayor parte de los candidatos que concurrieron a estas elecciones creó su perfil en Twitter varios meses antes de esta cita electoral. Por ejemplo, Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) -@conRubalcaba-, Cayo Lara (IU) -@cayo_laraU- y Francisco Jorquera (BNG) –@jorqueracaselas– lo hicieron en mayo, Josu Erkoreka (EAJ-PNV) –@jerkoreka– en junio, Mariano Rajoy (PP) en julio, y Alfred Bosch (ERC) –@AlfredBosch– en agosto.

Podría decirse que, a raíz de los comicios del 20-N, casi todos los candi­datos de los principales partidos políticos con representación parlamentaria en España se percataron de la importancia del microblogging como plataforma de conexión con los ciudadanos, y abrieron una cuenta personal en Twitter. Solo algunos políticos, como Josep Antoni Duran i Lleida, contaban ya desde hacía tiempo con su perfil en esta red de microblogging. Así, el perfil del líder de CiU fue inaugurado en septiembre de 2010, y ya durante las elecciones al parlamento de Cataluña que tuvieron lugar el 28 de noviembre de ese mismo año almacenó numerosos tuits.

Este “movimiento” que empezamos a registrar en Twitter, nos hizo tomar conciencia de que era necesario estar atentas a los cambios que pudieran producirse en la comunicación política en los siguientes meses, a raíz del seguimiento que estaba teniendo entre los internautas españoles la red social Twitter.

Pero, ¿este uso emergente de las redes sociales como instrumento para mover a los electores podía considerarse una novedad? Trataremos de contestar a esta pregunta en la próxima entrada…

El discurso político en Twitter

Hace poco más de una semana ha salido por fin de la imprenta nuestro libro El discurso político en Twitter, publicado por la editorial Anthropos. Aquí va el resumen, por si a alguno le interesa:

Autores: Ana Mancera Rueda y Ana Pano Alamán
Título: El discurso político en Twitter
Año de publicación: 2013gatwin535
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Anthropos Editorial
Número de páginas: 336
ISBN o ISSN: 9788415260660
Palabras clave: discurso político, discurso mediado por ordenador, lingüística del discurso, política 2.0., Twitter
Resumen: ¿Cómo se comunican los políticos españoles vía Twitter? ¿Puede hablarse de renovación en la propaganda electoral transmitida a través de esta red de “microblogging”? ¿Qué estrategias se utilizan para favorecer la “conversación” con los votantes? ¿Se promueve la cortesía o predomina más bien la agresividad verbal? ¿Qué funciones pueden desempeñar la ironía y el humor en mensajes de 140 caracteres? Estas son algunas de las preguntas a las que se pretende dar respuesta en el presente trabajo. Con esta investigación se espera contribuir a los estudios sobre el papel de Twitter en la configuración de un discurso político que a menudo “trina” frente a un universo de opiniones.

Las redes sociales como corpus de estudio para el ADMO

gatwin539Estamos elaborando estos días la comunicación que vamos a presentar en el I Congreso Internacional de la HDH: Humanidades Digitales Hispánicas. Sociedad Internacional Humanidades.
Este se desarrollará entre el 9 y el 12 de julio de 2013 en A Coruña (España).

Nuestra intervención, que está previsto que tenga lugar el viernes 12 de julio a las 12:30 en la sesión B22, versará sobre “Las redes sociales como corpus de estudio para el Análisis del Discurso Mediado por Ordenador”. A continuación les adjuntamos un resumen, por si les interesa:

El propósito de nuestro trabajo es llevar a cabo una revisión de algunas de las cuestiones que más se han debatido en los estudios sobre la influencia de las nuevas tecnologías en el lenguaje en el marco de lo que tradicionalmente se ha llamado Comunicación mediada por ordenador (CMO), y que se plantea hoy como Discurso mediado por ordenador (S. Herring, 2003) dentro de un enfoque discursivo que considera el lenguaje utilizado, las creencias que se comunican y la interacción en situaciones de índole social (T. van Dijk, 1997).

Brevemente, delinearemos un estado de la cuestión de la disciplina a partir de una revisión de los principales análisis llevados a cabo en los últimos años. Por ejemplo, el estudio de la literatura científica en este sector revela que los enfoques adoptados por la mayor parte de los análisis que han venido apareciendo hasta nuestros días, tanto en el ámbito de la lengua española como en otras lenguas, se ha basado casi exclusivamente en aspectos vinculados con el soporte o la tecnología, el tiempo de la interacción y la reconfiguración de las características del individuo y de los grupos sociales en la Red (A. Pano Alamán, 2008).

Sin embargo, se echan de menos reflexiones metodológicas relacionadas con la recopilación de datos extraídos de Internet, esto es, con la constitución de corpus para el análisis lingüístico de los discursos mediados por ordenador. Así, con frecuencia, las muestras adolecen de escasa representatividad y los corpus de estudio seleccionados son de escaso volumen. Además, asistimos en numerosas ocasiones a una mezcla de géneros o a la modificación de otros ya existentes –por ejemplo en el discurso periodístico (A. Mancera Rueda, 2011)–, lo que exige el desarrollo de nuevas pautas para su caracterización. Por otra parte, en la selección de un corpus digital es necesario tener en cuenta asimismo la cantidad de información contextual necesaria y plantearse cuestiones de tipo ético, que tienen que ver con el anonimato y la protección de la privacidad (J. Androutsoupoulos y M. Beiβwenger, 2008).

Estas cuestiones resultan especialmente relevantes cuando se abordan trabajos de investigación centrados en el análisis de nuevas dinámicas conversacionales surgidas en la Web 2.0, donde los parámetros tecnológicos pasan por una convergencia de los canales y herramientas, y por una multimodalidad por la que el uso de imágenes, texto y sonido se integran. Los estudios sobre el discurso en la Web 2.0 en espacios como Facebook, Flickr, Twitter y YouTube son aún muy recientes (C. Thurlow y K. Mroczek, 2011), pero la mayoría apunta en esta dirección. De acuerdo con K. Crowston y M. Williams (2000), es posible clasificar los fenómenos discursivos en la Web 2.0 en función de los cambios que se observan en el uso de cada medio. Por ejemplo, el correo electrónico, el chat, los foros de discusión y los blogs se adaptan a los entornos Web 2.0 con un mínimo de diferencias; mientras que canales como Twitter y las redes sociales virtuales como Facebook, Tuenti, las herramientas de colaboración y los espacios en que se comparten documentos, se consideran emergentes, pues plantean nuevas dinámicas discursivas.

En concreto, las redes sociales virtuales, como el servicio de microblogging Twitter, generan nuevas dinámicas discursivas a través de dispositivos como el retuit y las etiquetas o hashtag, que reconfiguran en el discurso los procedimientos de cita, la coherencia textual, la gestión de la alternancia de turnos o la intertextualidad (A. Mancera y A. Pano, 2013). Así, como mostraremos en esta comunicación, su estudio obliga al investigador a reconsiderar los planteamientos de la lingüística de corpus, marco “en ebullición” (Parodi, 2010: 35), y a pensar en estos espacios como corpus textuales que requieren nuevos métodos interdisciplinarios de análisis.

Referencias bibliográficas:

  • Androutsoupoulos, J. y M. Beiβwenger (2008): “Introduction: Data and Methods in Computer-Mediated Discourse Analysis”, Language@Internet, 5, pp. 1-7.
  • Crowston, K. y M. Williams (2000): “Reproduced and emergent genres of communication on the World-Wide Web”, The Information Society, 16(3), pp. 201-216.
  • Herring, S. (2003): “Media and Language Change”, Journal of Historical Pragmatics, 4 (1), pp. 1-17.
  • Mancera Rueda, A. (2011): ¿Cómo se “habla” en los cibermedios? El español coloquial en el periodismo digital, Berna, Peter Lang.
  • Mancera Rueda, A. y A. Pano Alamán (2013): El discurso político en Twitter, Barcelona, Anthropos.
  • Pano Alamán, A. (2008): Dialogar en la Red. La lengua española en chats, e-mail, foros y blogs, Berna, Peter Lang.
  • Parodi, G. (2010): Lingüística de Corpus: de la teoría a la empiria, Madrid, Iberoamericana Vervuert.
  • Thurlow, C. y K. Mroczek (2011): Digital discourse: Language in the new media, Nueva York, Oxford University Press.
  • Van Dijk, T. (1997): Discourse as social interaction, vol. 2, London, SAGE.

¿Qué es el Análisis del discurso mediado por ordenador?

Como saben, por Comunicación mediada por ordenador (CMO) se entiende un conjunto de modalidades de interacción, surgidas de la aplicación de las nuevas tecnologías a la comunicación pública e interpersonal. El Análisis del discurso mediado por ordenador (ADMO) es, en cambio, el acercamiento a la comunicación en la Red y a través de móvil desde la metodología del Análisis del discurso. Su principal objetivo es analizar las propiedades lingüísticas y pragmáticas de este tipo de interacciones, a través de la descripción y clasificación de las formas discursivas que surgen en los entornos de CMO.
Además, el ADMO trata de reflexionar sobre los efectos del uso del ordenador en la comunicación humana, y considera los discursos surgidos en el ámbito digital como una ventana abierta a fenómenos como el aprendizaje, la constitución de comunidades culturales o los cambios lingüísticos, entre otros.

¡Hola Humanistas digitales!

Esta es la entrada de bienvenida al blog de Ana Mancera y Ana Pano, analistas del discurso mediado por ordenador. La investigación que llevamos a cabo en el ámbito de las humanidades digitales, en concreto, en disciplinas como la lingüística y el análisis del discurso, surge de nuestra curiosidad por ver cómo evoluciona la lengua española (y no solo) en Internet. Para saber más: http://discursoenlared.wordpress.com/