Entoces, ¿qué son las humanidades digitales?

La semana pasada estuve en Victoria (Canadá) en el mega-congreso de la federación de las humanidades y ciencias sociales conocido simplemente como Congress. Participé en las sesiones de la sociedad canadiense de humanidades digitales (Canadian Society for Digital Humanities) en un panel junto a Dan O’Donnell (Lethbridge), Peter Robinson (Saskatchewan) y Ray Siemens (Victoria). Uno de los asistentes preguntó sobre el futuro de las humanidades digitales y Dan ofreció una respuesta larga (que no voy a tratar de reproducir) en la que implicaba que el futuro de las humanidades digitales va a estar marcado por cómo se manejen las circunstancias económicas.

Me pareció que la pregunta hecha en voz alta implicaba muchas otras, pero entre ellas, la que me pareció más importante es ¿qué son las humanidades digitales? Porque cuando hablamos del futuro de las humanidades en general, yo me imagino que las humanidades van a ser humanidades digitales. Si eso fuese cierto, entonces no habría necesidad de hablar de humanidades digitales. Pero hablamos de humanidades digitales. ¿Por qué?

Hace veinte años (“dicen los hombres dignos de fe”) no había humanidades digitales. Existía una disciplina a la que llamaban “humanities computing,” que representaba una forma de utilizar ordenadores para facilitar o para hacer más efectiva la investigación humanística. Los que practicaban “humanities computing” tenían amplios conocimientos de programación y desarrollo de software. Es cierto que algunos humanistas digitales también comparten ese conocimiento, pero no es un requisito absoluto poder programar para ser un humanista digital. A menos, por supuesto, que extendamos la noción de programar para incluir lenguajes de codificación o transformación relativamente básicos. No menciono esto como una crítica: jamás me describiría como programadora, pero sí me incluyo dentro de lo que son las humanidades digitales.  Lo que quiero decir es que no me parece que las humanidades digitales sean una disciplina en el sentido tradicional de la palabra.

Hoy, las humanidades digitales incluyen un enorme espectro de humanistas de diversas disciplinas: literatura, historia, arqueología, arte, lingüística, entre otras. ¿Cómo podemos, entonces, hablar de humanidades digitales? Podríamos, tal vez, hablar de historia digital o lingüística digital pero no parece que eso tenga mucho sentido. Y si lo único común entre todas esas disciplinas es el uso de computadoras, ¿eso las convierte en una sola cosa?

Como escribió Susan Hockey a Peter Robinson: “What will they do when everything is digital?” (24 February 2013).

 

7 pensamientos en “Entoces, ¿qué son las humanidades digitales?

  1. hola
    me han interesado mucho estos comentarios y preguntas tan oportunas que necesitamos para entendernos. Yo creo que no va a ser todo digital nunca pero es posible que la distincion no interese o no sea pertinente en el futuro. Esto es parecido a una reflexion que me hice sobre el tema de lo virtual hace tiempo, cuando me di cuenta que hablabamos de comunicacion virtual pero ya se habia convertido en real.

  2. Hola Inma,
    Gracias por leerme y tomarte el tiempo para contestar. Tienes razón no todo tiene por qué ser digital, pero hay áreas que parecen estar desarrollándose así (como la televisión que, en muchos lugares, se transmite solamente por señal digital). De todos modos, veo que apuntas a la posibilidad de que no sea necesario distinguir lo digital de lo analógico (¿se usa decir esto?).
    Creo que entiendo lo que dices sobre la comunicación virtual. En estos días tenemos relaciones “virtuales” que parecen más cercanas y reales que algunas relaciones de persona a persona. ¿Has escrito sobre el tema de lo virtual/real?

  3. Hola Bárbara,
    Muy interesante tu entrada. En efecto, la cuestión de si las humanidades digitales van a dejar el adjetivo en algún momento es complejo. Yo sí creo que en el momento actual el adjetivo digital tiene que ver con el uso de computadoras, menos como cuestión práctica (no son lo mismo enviar un correo, subir un video a youtube o construir una base de datos) que como aproximación metodológica. Uso el término aproximación en el sentido más literal y amplio como un reconocimiento/aceptación del potencial que puede tener un análisis o publicación (académicos o artísticos) hechos de alguna forma con computadoras y con características propias del nuevo medio.
    Por otro lado, el que se deje atrás el adjetivo digital quizá podría darse si hubiera una integración más institucional (con todo lo que ello conlleva: colaboraciones entre escuelas y facultades, prácticas convencionales, etc) que no requiera hacer la distinción. En lo personal, me gusta el distintivo digital, y en conjunto ‘humanidades digitales’ lo siento un poco como bandera, no por entrar en conflicto con quienes no la llevan, pero sí como una propuesta académica.
    Saludos.

  4. Hola Élika,
    Gracias por tu comentario, que me ha intrigado mucho. En particular, me interesa la distinción entre lo práctico y lo metodológico. En mi campo, que es la crítica textual, hemos refinado metodologías existentes, pero no ha habido un cambio radical. Comparamos textos con herramientas digitales y usamos computadoras para clasificar las variantes. La computadora facilita el trabajo, pero no cambia la metodología. Es cierto que hemos utilizado programas filogenéticos (diseñados originalmente para usos en biología molecular), pero simplemente reemplazan un proceso que antes se hacía manualmente.
    En términos prácticos, las ediciones electrónicas (estoy redactando una entrada sobre el tema) tienen la tendencia a reflejar la página impresa. Hasta ahora, lo más novedoso que he hecho ha sido el Variorum de El origen de las especies http://darwin-online.org.uk/Variorum/.
    ¿En qué trabajas tu?

    • Me parece que a veces los cambios son un tanto imperceptibles, quizá abstractos. Creo que cuando digo metodológico en realidad lo que quiero decir es que el uso de computadoras y programas, etc tiene un efecto en la concepción de lo estamos estudiando, no únicamente en el uso de computadoras como herramienta. No sé tú, pero en mi formación humanística más temprana jamás hubiera concebido pensar en textos como entidades comparables sistemáticamente a nada biológico como me imagino que implica el uso de programas filogenéticos que mencionas. Me interesaría mucho saber más sobre eso.

  5. Buena pregunta Bárabara, y obviamente esto es uno de los enfoques claves de este #DiaHD. No todos piensan que informática humanística y humanidades digitales son cosas distintas (salvando el cambio de nombre, por supuesto), y no comparto para nada la idea de que ‘todo’ vaya a ser digital, al menos mientras que existen humanos, por lo que los investigadores tendrán que navegar siempre un mundo complejo de contenidos en soportes variados, con procesos de transmisión que salen y entran del mundo digital.

    Tampoco creo que toda persona investigando en humanidades que usa metodologías digitales sea ‘humanista digital’ (aunque no pretendo excluir a nadie) personalmente – porque eso ya incluye a casi todos, y porque para mí las humanidades digitales supone una implicación (teórica o práctica) mayor, que va más allá del simple digitalización.

    Otra pregunta a hacer, hoy en día, queramos o no, es ¿Qué son las humanidades? Esto dejo para otros, u otro momento, pero es una pregunta importante. Escucho a mucho gente decir que las humanidades digitales ofrecen una vía buena para el futuro para las humanidades, pero hay que recordar que las humanidades ofrecen un criterio imprescindible para la digitalización de la cultura. ¿Humanidades digitales y digitalización ‘humanista’/’humanizada’, dos caras de la misma moneda?

  6. Paul, planteas varias ideas bastante complejas, tal vez demasiado para las respuestas que podamos ofrecer aquí.
    Creo que nadie puede decir que todo será digital o si todo será digital. ¿Qué significaría eso?
    Creo que mi trabajo siempre ha ido mucho más allá de la digitalización, pero no estoy segura que haya grandes teorías más allá de las teorías editoriales tradicionales. Incluso ideas como la nueva estematología (New Stemmatics) dependen de un marco teórico anterior a las computadoras.
    Tu pregunta final es demasiado compleja para responder por este medio, pero es algo sobre lo que me gustaría reflexionar y discutir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>