Humanidades digitales fuera de la Universidad. I’m not there (no estoy ahí)

Actualmente, coordino una serie de tareas de internacionalización dentro de una compañía farmacéutica mexicana.  Esto ha llevado a que parezca que mi participación en diversos proyectos en la UNAM desapareciera. No paso mucho tiempo en la Universidad. Sin embargo, el uso de las herramientas digitales ha cambiado las posibilidades participación. No estar ahí, permite cierto grado de seguimiento. De la misma forma, no paso mucho tiempo en la oficina, pero sigo trabajando en ello.

Las distancias geográficas no representan un límite para participar, pero al mismo tiempo, alteran la forma en que se participa. Hoy estoy en la oficina pero escribo un blog sobre el #DíaHD, en el tiempo muerto esperando por una junta. Pero, no podemos obviar que la participación no es neutral a la tecnología. Pero, la pregunta que nos conduce es de qué manera nos conduce esta modificación tecnológica.

 

8 pensamientos en “Humanidades digitales fuera de la Universidad. I’m not there (no estoy ahí)

    1. Avatar de Marat OcampoMarat Ocampo Autor

      Participar creo que lo tomo de una forma que se va modificando. Primero, parecería que participar es estar ahí, físicamente, y a partir de eso llevar a cabo tareas, reflexiones, etc. Pero, conforme más lo pienso y, por tu pregunta, me veo llevado a hacer alguna especulación, creo que la participación se convierte en una integración en los procesos sin una relevancia de presencia directa, puede existir la participación a distancia. Sin embargo, esta requiere de una serie de modificaciones y precauciones para poder desarrollarla de manera efectiva. Es muy fácil pensar que mandar un mail o hacer un video es una participación, pero creo que más bien, hace falta algo más con respecto a la difusión, interacción y reciprocidad que permiten volver un acción a distancia una participación.

      Responder
      1. Avatar de Francisco BarrónFrancisco Barrón

        Lo que parece interesante es que la tecnología pone a discusión cualquier idea de participación -hasta la platónica. ¿Qué sería participar políticamente? ¿O de una tradición humanística? Por supuesto, el hecho de estar allí o siquiera de mandar tuits no determina una participación.

        Responder
        1. Avatar de Marco GodínezMarco Godínez

          La participación platónica es marginal con relación al modelo, porque el que participa es el reemplazable, el particular. Quizás toda participación tenga esa naturaleza. Si ponemos la cuestión en términos de las modificaciones tecnológicas, la participación ya no se comprende en su relación marginal, porque la “participación” interviene el “modelo” y tiene efectos inesperados con lo que produce: videoblogs, tuits, blogs, etc. No sé si seguir llamando participación a lo que uno realiza en un proyecto de investigación o en la tecnología, porque a diferencia del particular –como dice Deleuze– el singular es el que se puede repetir. ¿Acaso no es esto (pregunta a Barrón) una herencia de la reproductibilidad técnica de Walter Benjamin?

          Responder
          1. Avatar de Marat OcampoMarat Ocampo Autor

            Pensando justo en las formas de participar. Ahora, la participación presencial es puesta en perspectiva. Hablando de participación política, independientemente de la tradición precisa, la reproductibilidad del discurso (u otro medio(muy sujeto a discusión, su posición de medio)) no es por si misma el elemento que vuelve una acción participación. Podría ser que fuera una cuestión de contundencia, tal vez de llegar a ciertos receptores, lograr cierto impacto. La participación no se limita a una presencia o a una acción. No hay, digamos, una “la intención es lo que cuenta”. Sino que existe una extrapolación desde la emisión con cierta intensión hacia ciertos efectos.
            Ahora por ejemplo, todas las primaveras árabes, taksimes, #yosoy132 me parece que están siendo justo puestas a prueba como posibilidad de participación. Si se emite, pero parece que hasta ahora los efectos, la participación como una ubicación, cierta contundencia, parece que todavía hace falta mucho tiempo para verla o no tendrán ninguna efecto.

          2. Avatar de Francisco BarrónFrancisco Barrón

            Sí, es herencia. También hay que recordar que en Platón siempre el que participaba estaba bajo la sospecha que quería destronar al modelo, de allí que se buscara determinar la participación como posterior, como copia. En la tecnología no pasa eso. De allí que mi pregunta a Marat era esa: ¿qué sería participar tecnológicamente?

  1. Avatar de Francisco BarrónFrancisco Barrón

    Y sí Marat, deberíamos evaluar esa supuesta participación política en los ejemplos que pones por sus efectos. Un primer paso sería determinar en donde, en qué ámbito, percibir o hacer visibilizar los efectos.

    Responder
    1. Avatar de Marat OcampoMarat Ocampo Autor

      Me gusta que metas el tema de la participación en términos de original, copia. Eso nos lleva a Derrida. El problema de La Farmacia. En la introducción de un tercer término ya no se está sólo poniendo en discusión el término de una copia que busca ocupar el lugar del original, sino que lo que ya está puesto a prueba es la noción de originalidad. El tecer término que opone una participación como tener el lugar del original, tener la voz, el lugar, la presencia se encuentra con la copia y un sinnúmero de simulacros. Estos lo que están haciendo. (Y aquí la participación llega al marco narrativo de textos tales como el Simposio de Platón).

      Insisto, participar tecnológicamente, para mí, y aquí regreso a una discusión sobre simulacros y disimulación con @Markotom y @Sositap entre mezcales, tiene una cuestión de escenificar, no sólo desde la perspectiva de los actores, el director o el productor (guiño), pero más bien por la articulación en forma de red de estos. Se da el acto, pero este no se configura como participación sólo por estar ahí. Lo virtual de una participación que utiliza una de nuestras tecnologías (toda participación podríamos decir está sujeta a cierta tecnología, peligrosamente) entra en tensión con exigencias de verdad (Heidi), realidad, necesidad, efectividad, etc. Todos estos términos justo, me parece que son los que ponen en tensión la posibilidad de participar. Para no verborrear demasiado, no creo que sea claro qué es la participación tecnológica, sino que esta se encuentra con exigencias de validación que no le permiten ser fijado esencialmente. La participación es encontrarse en el suelo desnivelado de “autoridades”, “validaciones”, cuentas verificadas (palomita), y la expresión.

      Responder

Responder a Marco Godínez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>