Algunos días después…

Al día siguiente del día HD comí con Ernesto Priego, Isabel Galina y otros amigos. Todo un acontecimiento porque Ernesto, que vive en Londres, estuvo aqui para dar una conferencia y aprovechamos para reunirnos. No hablamos del día HD, sino más bien de las cosas de la universidad, del país y algunas cuestiones personales, exactamente como se hace cuando se reúnen los amigos después de mucho tiempo. Ese día tuve la oportunidad de conocer a Bruno, el hijo de Isabel y de Enio, lo que debo considera un honor extraordinario. Yo tengo un hijo que se llama Bruno también, y la coincidencia ha sido, pues afortunada.la foto (1)

Ese día comencé a revisar los blogs de día HD en un par de ratos libres. Me sorprendió por supuesto ver que, a diferencia del mio, muy primario debido a la falta de tiempo para construirlo, adecuarlo y escribirlo, había otros muy notables. Como siempre, comencé por ver el de algunos amigos. Me sorprendió mucho, por ejemplo, los blogs de Elika Ortega que se llama Narrativa, ficción y humanidades digitales que está muy bien hecho y aborda diversas cuestiones de la experiencia personal de Elika como humanista digital. También el de  Silvia Gutiérrez, que tuvo la interesante idea de ir documentando la provincia de las humanidades digitales, bajo el lema: Mamá, quiero ser humanista digital.

Otra sorpresa ha sido descubrir que el reservado Marco Godinez, quién se encargo de la parte tecnológica del día HD, tuviera una pluma tan aguda para describir ideas que, teniéndolo a un metro y medio de distancia de mi escritorio, no ha comentado antes. He disfrutado mucho su blog, que se llama como él, porque estamos involucrados en muchos proyectos y ahora logro ver algunas cuestiones que se ha planteado y que son interesantísimas para discutir en el contexto de estos. Yo no sabía cómo se peleaba con el XML (hasta casi odiarlo).

Finalmente me detuve en el blog de Francisco Barrón. El, que se encuentra a dos metros más o menos de mi escritorio y a medio del de Marco, hizo un lindo blog sobre los problemas filosóficos que le inquietan al rededor de esto que son las humanidades digitales. Por eso su blog se llama Tecnologías filosóficas.

Mañana hablaré de otros descubrimientos y otros asombros en el blog.