Los congresos de humanidades digitales

Comparto la opinión expresada por Álvaro Baraibar, en una entrada reciente, que son buenos tiempos para las Humanidades Digitales en español. Cómo dice Álvaro, la existencia de tres eventos en poco tiempo dedicados a humanidades digitales (no olvidando el evento en UNAM, México, el año pasado), por no hablar de los múltiples seminarios y otros eventos mencionados en una entrada de Sagrario López, nos da una oportunidad para ir conociendo mejor el estado de la cuestión, y es importante divulgar mucha investigación que no recibe la visibilidad que merece.

Yo llevo años participando en congresos y otros eventos sobre humanidades digitales (la mayoría en inglés) y aprecio mucho el espíritu de apertura y de colaboración que los caracteriza, además visible en los foros sociales virtuales que les rodean. El contenido de las presentaciones es tan variado que uno puede escuchar presentaciones sobre la edición digital, el análisis geoespacial de términos, el análisis lingüístico digital, el diseño de narrativa interactiva o la visualización. Muchas veces lo más emocionante es escuchar ideas que vienen de otros campos, o usan tecnologías que no has pensado utilizar (o que son adaptables a tu marco preferido), y este cruce entre disciplinas y tecnologías ofrece un dinamismo, un sentido de colaboración y creatividad que uno no siempre encuentra en las instituciones académicas. Por otra parte, el mayor grado de conocimientos aplicados hace que a veces uno puede llevar algunas de las herramientas o técnicas a casa, para la propia investigación.

También hay retos. Muchos han comentado sobre el déficit teórico en algunos sectores de las humanidades digitales, de la falta de integración entre conocimientos teóricos y prácticos, y si bien las humanidades en general deben familiarizarse más con las ventajas (y desventajas) de las innovaciones digitales (para mejor moldearlas a sus deseos), las humanidades digitales no deben olvidar nunca que los criterios humanísticos deben dirigir la investigación técnica, y no al revés. Existe a veces una brecha entre algunos humanistas digitales, con su larga historia creando herramientas innovadoras, y otros que teorizan sobre la cultura digital, a veces sin realmente saber manejarla bien. Desde la perspectiva de las humanidades digitales, hay que ser más crítico sobre la aplicación de las herramientas, y profundizar más en todos los detalles (las desventajas incluidas) de las tecnologías que empleamos. Tengo la impresión que a veces la dinámica institucional, donde sentimos la necesidad de convencer a gente de la posible utilidad de la tecnología digital, juega en contra, pero una actitud más ‘distanciada’ no solamente nos da más credibilidad, también es una condición imprescindible para la calidad de nuestra investigación.

Un aspecto importante para los congresos de humanidades digitales – visto en los congresos recientes de ADHO, como DH2012 – es el tener sesiones prácticas, talleres, formación. Me alegro que HDH2013 va a tener un taller (´Humanidades Digitales: enfoques y aplicaciones’), donde por cierto, Santiago Pérez Isasi y yo vamos a hacer una introducción teórica y práctica a las Herramientas digitales para la Filología.

Esta semana volveré también a trabajar sobre mi presentación en el congreso, que lleva el título ‘Centros y fronteras: el panorama internacional de las humanidades digitales’. En la presentación voy a repasar las etiquetas y expresiones, manifiestos y manifestaciones de las humanidades digitales a nivel internacional antes de hacer algunas reflexiones sobre expresiones de humanidades digitales en español.

De regreso de Salamanca, congreso de CHARTA

Para empezar, hoy es un día de recuperación para mí después de un programa agitado en las últimas semanas.

Volví el sábado del congreso de CHARTA, el tercer congreso internacional bajo el título Tradición e Innovación: nuevas perspectivas para la edición, la investigación y el estudio de documentos antiguos, que reúne a investigadores de varios países y disciplinas interesados en el estudio, la edición y la publicación de documentos antiguos de los siglos XII a XIX de España e Hispanoamérica. La red CHARTA ofrece criterios de edición y pretende  publicar el trabajo de los varios grupos reunidos (probablemente a comienzos de 2014), que trabajan sobre varios córpora,  aprovechando las innovaciones de la era digital.

Yo me incorporé a CHARTA gracias a Carmen Isasi de la Universidad de Deusto, y desde 2009 hemos colaborado con varias personas de las universidades de King´s College London, Deusto, Alcalá de Henares y Salamanca para crear una versión de CHARTA usando los Text Encoding Initiative, un estándar para la edición, el intercambio y la preservación de textos en humanidades. Esperamos presentar pronto este trabajo sobre lo que informalmente llamamos ‘CHARTA-TEI’, y que incluye un modelo de edición de textos históricos españoles en TEI, un manual de opciones para la marcación y casuística típica con imágenes y ejemplos.

charta-title

Una de mis tareas para hoy es pulir la presentación que di en el congreso en Salamanca para poder compartirla por Slideshare. El título de mi ponencia era ‘Siete retos y un experimento en edición digital’, y proponía responder a las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo accedemos a la información, los materiales para preparar una edición en la era digital?
  2. ¿Cómo preparamos una edición digital?
  3. ¿Cómo la presentamos, la publicamos?
  4. ¿Cuáles son las nuevas formas de visualizar la edición que nos posibilitan las tecnologías digitales?
  5. ¿Cómo definimos el público para una edición digital?
  6. ¿Cómo definimos la autoría, y cuáles son los sistemas de crédito necesarios?
  7. ¿Cómo afecta el ciclo de investigación en su conjunto?

Terminé mi ponencia presentando los resultados de un experimento pequeño, que usaba un sistema creado por papirólogos que se llama Son of Suda Online (SoSOL) para textos hispánicos. En breve, SoSOL ofrece:

  • Control editorial transparente y un rastro de decisiones, combinando conceptos informáticos de control de versiones con conceptos académicos de revisión por pares.
  • La posibilidad de ingerir datos textuales provenientes de distintas fuentes para integrarlos, gestionarlos y publicarlos
  • Integración de textos de distinta naturaleza (imágenes, textos, metadatos)
  • Y por último, lo que más me interesaba para nuestro trabajo en CHARTA-TEI, un editor de textos estructurados en línea que permite editar con etiquetas TEI o con un sistema histórico de edición en la epigrafía/papirología. Presentaré los resultados de forma expandida en otro momento, pero mi objetivo es buscar sistemas de edición que a la vez permiten introducir anotaciones altamente estructuradas de un texto mediante interfaces amigables y accesible al filólogo ‘medio’. Mi opinión actual es que TEI/XML son a menudo las mejores formas de editar un texto estructurado en estas condiciones, pero que se debe intentar hacer la marcación lo más ameno posible, y que se debe localizar esta práctica esto dentro de la teoría del texto en vez de verlo como una forma más eficaz de hacer el trabajo ‘tradicional’.

Aparte de tener un excelente ambiente, CHARTA ofrece un espacio para debatir el papel de las humanidades digitales en la filología, y este congreso ofreció presentaciones excelentes, entre ellas la ‘Propuesta de edición digital para el estudio de la variación lingüística en la lírica profana gallego-portuguesa’ de Helena Bermúdez y el Portal de Léxico Hispánico presentado por Joan Torruella y Gloria Claveria.

Fue un congreso excelente, pero quedó claro que falta mucho trabajo para aclarar el papel de las humanidades digitales en la filología ‘tradicional’. Un comentario muy acertado de uno de los investigadores jóvenes en la sesión de preguntas fue que los filólogos no suelen interesarse en la innovación digital hasta el final del proceso, normalmente en las posibilidades para publicar los resultados en línea, y que no se ha trabajado mucho el impacto sobre el proceso de investigación en su conjunto.

Se puede leer algo más sobre CHARTA en Twitter (@charta3), en una entrada del Blog ‘No solo de yod vive …’ de Lola Pons y en el blog de GEDHYTAS (el grupo que patrocinó el congreso en Salamanca)  aqui en #DiaHD.

Por último, mi viaje a Salamanca fue una buena oportunidad para hablar con Daniel Escandell Montiel de Caracteres, una revista que ofrece “Estudios culturales y críticos de la esfera digital”, un foro muy interesante para tener un diálogo sobre las humanidades digitales y el papel de la cultura digital.

Más información

  • SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, P. (1998), Cómo editar los textos medievales: criterios para su presentación gráfica, Madrid, Arco-Libris.
  • SPENCE, P., C. ISASI MARTÍNEZ, E. PIERAZZO I. VICENTE MIGUEL (2012), «Cruzando la brecha: la marcación digital con criterios filológicos», en Nuevas perspectivas para la edición y el estudio de documentos hispánicos antiguos, Vol. 12. Fondo hispánico de lingüística y filología, Bern, Peter Lang, págs.. 465-484.

¿Cómo surgió el Día de humanidades digitales?

Hace no mucho tiempo era bastante difícil recibir información sobre la investigación en humanidades digitales en español (castellano) o portugués, o de conocer los investigadores y sus proyectos sobre el tema. La tradición del campo en castellano, que es la que conozco mejor (pero tengo entendido que algo parecido sucede en Portugal y Brasil), tenía raíces profundas, pero no tenía tanta visibilidad como se merecía, y muchas veces sorprendía la falta de conocimiento de investigadores de su propia historia, o de la falta de conocimiento del trabajo de otros grupos.

Y luego, hace dos o tres años, algo empezaba a cambiar. Para empezar, las humanidades digitales habían dejado de ser un campo relativamente marginal a ser un tema comentado en periódicos nacionales – y más importante para su estatus universitario, daba saltos importantes en su reconocimiento académico, por ejemplo con la introducción en varios países de cátedras Humanidades Digitales -, pero además habían dejado de ser un campo enfocado en pocos países, la mayoría anglófonos, al ver nuevas asociaciones nuevas aparecer en Japón, Australasia, Italia, países alemán parlantes etcétera, a ser un fenómeno más auténticamente internacional.

También se ha notado mucha actividad en las humanidades digitales en Hispanoamérica, el estado español y otros países hispanoparlantes durante este periodo (en parte cubierta por lo que en Europa se llama la filología hispánica, aunque su alcance es mucho más general). Pero esta actividad es todavía rara vez conocida en los foros internacionales de las humanidades digitales (dominado hasta cierto punto por la comunidad angloparlante hasta ahora) y difícilmente encuentra encauce oficial en otros campos disciplinares.

La propuesta de realizar un Día de humanidades digitales pretende responder a esta cuestión de visibilidad, y de ofrecer a los investigadores de humanidades digitales (en sentido amplio) que trabajan/estudian en terreno/cultura/lengua hispanoparlante un foro para hacer conocer su investigación, y para conocer el trabajo de otros. El propósito general es compartir experiencias – sobre la aplicación de la tecnología en el aprendizaje, la enseñanza y la investigación en las ciencias humanas – para así dar una idea del grado de interés en humanidades digitales en el mundo hispanoparlante.

Hemos sugerido un criterio muy abierto para tomar parte en este portal, para así llegar a todas las personas en países lusófonos o castellanoparlantes, así como investigadores estudiando las culturas, lenguas e historia de esos países, estén donde estén. Queríamos evitar que fuese limitado a determinadas disciplinas, como la filología por ejemplo, y queríamos abrirlo a personas en cualquier etapa de sus estudios/investigación, y abrirlo a personas de cualquier grado o tipo de involucración en lo digital, desde lo más teórico hasta lo más práctico.

Inspiración

Esta idea no ha salido de la nada. Como sabrán algunos que participan este evento, se inspira en una actividad anual, que en inglés se llama ‘Day of Digital Humanities’, iniciado en la Universidad de Alberta en 2009 por Geoffroy Rockwell y otros, y que pretende documentar el campo de las humanidades digitales durante 24 horas. Este evento ofrece un espacio blog dentro de un portal general para cualquier persona que se autodefine dentro de (o está interesado por) el campo de las humanidades digitales, y anima a los participantes a describir su labor en humanidades digitales en un día concreto (desde lo más formal hasta lo más informal), incluir fotos/diagramas, hacer comentarios sobre los blogs de otras personas. Ofrece (durante el evento) oportunidades para conversar con, o citar a otros participantes dentro de un diálogo dinámico sobre las humanidades digitales, y aunque ahora está apoyado por las asociaciones formales en humanidades digitales (concretamente está patrocinado por CenterNet una red de centros de humanidades digitales que forma parte de la alianza internacional de asociaciones de humanidades digitales ADHO), pretende ofrecer una visión más personal del campo para complementar expresiones más ‘tradicionales’.

Uno de los puntos claves del evento en inglés es la petición de responder a la pregunta

 ‘¿Qué son las humanidades digitales?

Hemos decidido no obligar a la gente responder a esa pregunta en esta ‘edición’ en castellano/portugués, pero está claro que nos ayudará a conocer mejor el conjunto de las expresiones de las humanidades digitales/humanistas digitais. El aumento en interés en las humanidades digitales a nivel internacional no nos ha llevado a una respuesta más clara a esta pregunta, más bien lo contrario, pero los debates sobre la cuestión han resultado en muchas publicaciones excelentes en los últimos años, algunos de los cuales anoto espero anotar en mi blog personal en un futuro próximo. Es de esperar que surjan nuevas publicaciones en castellano y portugués en los siguientes años.

¿Por qué organizar una edición especial para castellano y portugués, en vez de simplemente participar en el evento internacional, pero escribiendo en esos idiomas? El evento internacional de hecho se abre a esa posibilidad, tal como ha sido reconocido por Geoffroy Rockwell y otros en su artículo sobre el primer Day of Digital Humanities en Digital Humanities Quarterly, y no todos las entradas son en inglés. Fue un tema que debatimos en la discusión inicial, y no descartamos integrar la iniciativa directamente en el evento internacional en el futuro (y de hecho muchos hemos participado en el DayofDH2013 organizado por  MATRIX: The Center for Digital Humanities & Social Sciences el 8 de abril), pero al final decidimos que era más interesante poder crear un espacio donde la gente se sintiese cómoda escribiendo en castellano/portugués y poder identificar un diálogo que vaya surgiendo de esas comunidades lingüísticas específicamente. También podremos responder a la pregunta hecha por Domenico Fiormonte en su provocativo discurso de ‘Towards a Cultural Critique of the Digital Humanities‘ en un taller sobre ‘Controversias en Humanidades Digitales’ en Colonia, Alemania en 2012:

  • ¿Existen las humanidades digitales no anglófonas?, y en caso afirmativo, ¿cuáles son sus características?

Es de esperar que este Día no solamente nos ayude a visualizar el mundo de las humanidades digitales en castellano/portugués, sino que también ayude a determinar su relación con el campo a nivel global.

Agradecimientos

Lo más grato de esta experiencia hasta ahora ha sido el grado de colaboración entre los grupos reunidos, que representan algunos de los muchos intentos por establecer en estos momentos infraestructura para fomentar las humanidades digitales/ humanistas digitais. Quiero agradecer a Geoffroy Rockwell, Neil Fraistat y Katherine Walter y a toda la gente de centerNet y ADHO por su apoyo y por la mentalidad abierta que han demostrado en la concepción de los Days of Digital Humanities. Quiero ayudar a todas las personas que me ayudaron a buscar personas a contactar para divulgar el evento, incluyendo a: Arianna Ciula, Andreia Carvalho, Øyvind Eide, Alex Gil, Miguel Vieira y otros, y a los colegas de ALLC-EADH por su apoyo.

La experiencia de las asociaciones aquí reunidas en organizar algunos de las primeras asociaciones o eventos (ver abajo) en el campo ha sido clave, y quiero agradecer a Ernesto Priani, Isabel Galina, Carmen Isasi, Sagrario López, Alejandro Bia, Daniel Alves y Maria Clara Paixão de Sousa por su energía en llevar esto a la fruición. Merecen una mención especial Ernesto Priani y Marco Godínez de UNAM por ofrecer la infraestructura técnica para el evento, respondiendo a nuestras preguntas y comentarios con mucha paciencia y buen humor.